CON LAS PRIMERAS NIEVES, este puente de la Inmaculada

          

CON LAS PRIMERAS NIEVES     

                                                                                         

¿te vienes a alta montaña del 8 al 10 de diciembre?

En el balneario de Panticosa organizamos

EL LUJO DE IR DESPACIO desde hace más de 20 años

   Te esperamos alrededor de la chimenea

Un tiempo para ti mism@

Aspecto de la  Casa de Piedra,  refugio montañero al lado de nuestro hotel

Mindfulness: atención plena

¿Qué es y qué no es?

Su origen, aplicaciones, beneficios, indicaciones y contraindicaciones

¿Vas con frecuencia en piloto automático?

1.- La atención plena para gestionar el estrés:                                          Iniciativa EMPLEA de Ibercaja

Del 19 de octubre al 21 de diciembre en Ibercaja Actur, Zaragoza

2.- MINDFULNESS: ATENCIÓN PLENA PARA LA VIDA COTIDIANA 

Iniciativa AYUDA de Ibercaja

Del 19 de octubre al 16 de noviembre de 2017 en Centro Ibercaja Huesca

Deporte y Mindfulness

Y tú, ¿cómo entrenas?

Taller de 3 sesiones prácticas dirigido a todos aquellos que quieran darse un impulso integrando la atención plena en su práctica deportiva

Lugar: sala 3 Club Wellness

Así comienza el libro que publicó Rafa Nadal sobre “su historia”.

“…en un partido de tenis, la batalla más encarnizada que libro es con las voces que resuenan dentro de mi cabeza: quieres silenciarlo todo dentro de la mente, eliminarlo todo menos la competición, quieres concentrar cada átomo de tu ser en el punto que estás jugando. Si he cometido un error en el punto anterior, lo olvido; si se insinúa en el fondo de mi cabeza la idea de la victoria, la reprimo.” 

                                                                                                             Rafael Nadal

El OBJETIVO es desarrollar una “concentración relajada” y lograr resultados óptimos. Ese estado de flujo implica atención plena, mindfulness, en lo que hacemos, experimentando el AQUÍ – AHORA con verdadero espíritu deportivo

Entrenar la mente para reducir el estrés, mejorar la capacidad de respuesta e incluso para modular diferentes estados de conciencia regulando emociones

¿…depresión otoñal? Síndrome afectivo estacional

Si lo prefieres, escúchalo en este PODCAST

Se acerca el cambio al horario de invierno y con él nuestro organismo nota algo que no resulta natural.

Nos adaptamos al cambio como podemos, pero hay pequeñas consecuencias que se instalan sobre el reajuste estacional que ya estamos realizando esta temporada.

Sentimos bajones de energía conforme se reducen las horas de luz y la llegada del tiempo más fresco, justo lo opuesto que en la primavera, naturalmente.

Hay días que se pueden hacer más duros, con dificultades para desarrollar nuestra actividad normal, ya sea laboral o personal. Nuestro menor rendimiento puede hacer que nos infravaloremos, que perdamos autoestima.

Y la crisis actual no ayuda mucho a salir adelante con alegría, ¿verdad?.

En otoño el ser humano se protege,

–      en el exterior, de un clima menos clemente, y

–      en el interior, de las formaciones psíquicas parásitas (melancolía, ansiedad)

que parecen imponerse y dominar en este periodo.

Las modificaciones de los ritmos vitales pueden dar lugar a un síndrome afectivo, una depresión otoñal específica que se centra principalmente en mujeres de entre 25 y 45 años. Aunque también afecta los hombres y personas de todas las edades. Es frecuente entre adolescentes, y en alguna forma afecta a un 20 % de la población.

Observamos los síntomas más frecuentes en nuestro estado de ánimo decaído, falta de motivación, cierta sensación de tristeza, pérdida de iniciativa, mayor irritabilidad, disminución de la líbido, alteraciones del apetito y/o del sueño. Incluso buscamos más los alimentos dulces, como el chocolate.

En un proceso normal no hay por qué preocuparse, ya que estos irán disminuyendo conforme nos adaptemos a la temporada. Con alguna medida preventiva, es fácil.

Para combatir y superar estos riesgos no es preciso llegar a la medicación, sino que hay medidas simples como la exposición a la luz brillante a partir de 1800 o 2000 lux (unidad de medida de la intensidad lumínica)  unas dos horas diarias durante unos quince días. Si es al sol y paseando, mejor que mejor.

En cualquier caso hay que evitar la oscuridad y el aislamiento.

 Mi experiencia durante 8 años en una ciudad como Paris me recuerda que la rentrée es particularmente difícil cuando vienes del sur, de un verano luminoso y alegre, con la lógica despreocupación de las vacaciones estivales.

De pronto el principio del mes de septiembre, bien agradable en la mayor parte de nuestro país, te presenta en el norte de Francia una luz y temperatura que corta casi bruscamente el impulso veraniego.

No es de extrañar que los habitantes del norte de Europa valoren tanto nuestro sol, y que sufran las consecuencias psicológicas de una mínima exposición a la luz solar en algunas latitudes del norte. Incluso se registra un mayor índice de suicidios.

Otro punto clave para pasar el bache anímico que supone la llegada del otoño es la alimentación: completa, sana y equilibrada.

–      Buenos desayunos para empezar bien la jornada, que compartidos todavía sientan mejor.

–      Provisión de hierro, abundante en las legumbres, los cereales, la carne y las verduras; un mineral básico para fortalecer el organismo.

–      Vitamina C

–      Frutos secos, los que trae la temporada.

Atención para evitar el consumo desproporcionado de calorías frente a la baja temperatura corporal. En algunos casos la ansiedad provocada por la sensación de tristeza y la desmotivación inducirían a un consumo casi compulsivo y pueden derivar en trastornos alimenticios más serios.

La serotonina, un importante neurotransmisor en el sistema nervioso, asegura su buen funcionamiento y su carencia provocará trastornos de la conducta: para compensarlo contamos con el triptófano. Vaya palabrita, ¿eh?.

Es el aminoácido menos frecuente en la nutrición habitual, y se encuentra en el pavo, pollo, leche, queso, pescado, huevos, tofu, soja, pipas de calabaza, nueces y cacahuetes.

Alimentos que habrá que consumir con moderación, por supuesto.

Como en el caso de la extendida cura de uva: alimentarse solo con uva durante días puede dejarnos fríos, y será preciso compensarlo con bebidas calientes como el te u otras infusiones de nuestro gusto.

Un buen flujo de serotonina en nuestros circuitos aporta relajación, sensación de bienestar, mejor autoestima y facilidad de concentración.

Y equilibra la colaboración con otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, cuya falta está asociada al miedo, la angustia, ansiedad, irritabilidad, trastornos alimenticios (especialmente la obesidad y la compulsión para comer dulces) y las alteraciones del sueño.

La medicina tradicional china nos aconseja

–      favorecer la quietud y la eficacia del recogimiento energético natural, y

–      ejercer en esa misma dinámica una capacidad selectiva.

Es lo que nos muestra la maestra naturaleza despojándose de las hojas que algunos árboles no van a poder mantener durante el invierno, lección que nosotros podemos aplicar de forma práctica respirando lo puro y dejando de lado lo que nos resulta tóxico.

Es la función de los pulmones como órgano y del intestino grueso, su víscera asociada. Ambos separan en el organismo lo que se conserva y lo que se rechaza.

Hay que elegir, igual que las aves migratorias dejan un lugar por otro.

En resumen, este síndrome afectivo estacional puede pasar de largo de forma agradable si recentramos tranquilamente nuestras energías, tomamos el sol,nos decidimos a hacer más ejercicio, dejamos caer algunos hábitos que sobran, y disfrutamos con los alimentos de la temporada en buena compañía.

 

José Javier Pedrosa

JON KABAT-ZINN: “Mindfulness para afrontar el estrés, el dolor y la enfermedad” – Conferencia en la UCM (26 abril 2016) — Mindfulness en Palabras

JON KABAT-ZINN: “Mindfulness para afrontar el estrés, el dolor y la enfermedad” – Conferencia en la UCM (26 abril 2016) — Mindfulness en Palabras

A través del canal de Youtube de Nirakara Mindfulness Institute compartimos con vosotros este extraordinaria conferencia de Jon Kabat-Zinn, creador del Programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (MBSR), con el cual se inició la implantación en Occidente del Mindfulness.

Jon Kabat-Zinn es profesor emérito de medicina. Kabat-Zinn recibió su doctorado (Ph.D) en biología […]

Un tiempo para uno mismo, pura medicina

 

Cuando un niño está jugando a su gusto el tiempo pierde toda importancia, su presencia está absolutamente entregada al momento y es capaz de la mayor creatividad con el menor esfuerzo. Como quien ve llover, así de tranquilamente. Es el estado de fluidez que se ha demostrado más eficiente y económico en cualquier tarea que desarrollamos, y que brilla por su ausencia en el trabajo entendido como obligación. ¿Estamos mirando la hora de acabar la jornada y salir por la puerta a vivir nuestra verdadera vida? 

Las interferencias en esos momentos, en lugar de robarnos tiempo, pasan a funcionar como elementos, incluso útiles, que aportan su función en la resolución de algún problema o conflicto.

Recuerdo como buen ejemplo de esto la escena de la película Amadeus en la que el joven Mozart recibe una gran bronca de su suegra y cómo ella –enorme- se le echa encima empequeñeciéndolo, sentado frente a una mesa y una vela. En lugar de sentirse desesperado por la situación económica y la precariedad con la que vive su familia, bloqueando todo su trabajo de músico, la escena nos muestra cómo su percepción transforma magistralmente los gritos y aspavientos de la casera en el aria de la Reina de la noche, perla exquisita de su ópera La Flauta Mágica. Sencillamente genial, ¿no es así?
Nosotros no vamos a alcanzar el nivel y virtuosísimo de un personaje tan único como fue Mozart, desde luego, pero todos somos capaces de transformar nuestra percepción y nuestra realidad siendo creativos, resolviendo conflictos con mayor facilidad de la que nos parece.
Hay minutos que parecen horas y hay días que pasan tan rápido que se nos hacen cortos, habiendo dado mucho juego, llegando a sacar adelante gran cantidad de tareas.
En nuestra infancia disponemos de esa capacidad al alcance de la mano y hay quien tiene la fortuna de dedicarse a algo que le apasiona y disfruta con ello casi toda su vida. Lamentablemente, la mayoría de nosotros descuidamos esas capacidades y, para llegar a un buen desempeño en un trabajo o actividad extralaboral, tenemos que entrenarnos a fondo para que nuestros  recursos converjan sin esfuerzo aquí y ahora. Todo gesto o movimiento bien entrenado será más eficaz y económico, siempre que, como reza el dicho popular, se esté en lo que se celebra.
Una vez superada la fase inicial, que nos requiere cierta preparación y disciplina, todo se produce sin esfuerzo, sin llegar a explotar todas nuestras capacidades. Sin ruido emocional y con una concentración natural, profunda, que rinde a la persona totalmente disponible. Curiosamente, uno no se fatiga tanto, incluso se regenera con la tarea, y las exigencias se cubren mejor.
“El trabajo sin prisa es el mayor descanso para el organismo”
Gregorio Marañón 
La característica del estado de flujo es olvidarse de uno mismo, alejado de reflexión y de preocupaciones. Se está haciendo algo por el gusto de hacerlo, sin que importe demasiado el resultado y lo que digan los demás.
M. Csikszentmihalyi es un psicólogo de la universidad de Chicago que lleva 20 años recogiendo y estudiando momentos cumbre de eficacia en multitud de personas. Y su conclusión es directa, “por encima de cualquier otra cosa, lo que los pintores quieren es pintar. Si el artista que se halla frente al lienzo comienza a preguntarse a cuánto venderá la obra o lo que los críticos pensarán de ella, será incapaz de abrir nuevos caminos. La obra creativa exige una entrega sin condiciones”
¿Hacemos lo que nos gusta?
¿En qué grado conseguimos que nos guste lo que hacemos?
Es importante considerar que un elevado nivel de exigencia nos pone en la tesitura de dar lo mejor de nosotros mismos, variable con la que los departamentos de recursos humanos en las empresas juegan sin piedad. Muchos trabajadores están desempeñando las funciones de dos o de más personas, quemándose literalmente en su puesto. Se pasa de rosca la maquinaría y la persona se rompe por algún sitio: espalda, dolores de cuello, cefaleas, ansiedad, trastornos gastrointestinales, despersonalización de la tarea, depresiones y toda la sintomatología derivada del estrés laboral.
La atención consciente previene multitud de riesgos en general, además de proporcionar calidad en el resultado final sin llegar a las enfermedades de la excelencia, tan cacareada por el management desde hace tiempo. Pero los efectos de la atención integrada en la vida cotidiana… ¡Eso es cosa nuestra!
Alcanzar buenos resultados nos exige tener mucha paciencia para llegar a conseguir el “no-hacer-nada”. Afortunadamente, cada día hay más receptividad hacia este tipo de planteamientos, en los que el denominador común ya no es el perfil de quien busca el éxito y el reconocimiento a toda costa.
Para mí, es “El lujo de ir despacio”, que va desde comer tranquilamente a practicar Tai Chi, respirando profundamente al pasear, o charlar al ritmo del viajero que va sin prisas. Se trata de encontrar ese tiempo para uno mismo y resetear la mente, parar para reiniciarse.
En cualquier caso, se trata de una aptitud clave, un driver estratégico en nuestro sistema operativo que se nos hace más necesario que nunca. Cada uno encontrará su fórmula a la medida, aquella que le funcione mejor y se adapte a sus necesidades y posibilidades. Hay que ir probando, equivocarse y ajustar las medidas.
Sin embargo, no somos monjes retirados del mundo y sufrimos las presiones en las que nos metemos. Encontrar un equilibrio saludable en medio de la vorágine es casi misión imposible.
Hoy, nos enfrentamos con nuevos factores de riesgo psicosocial, especialmente con las nuevas tecnologías, que nos sirven en bandeja la multitarea. Y la dispersión está garantizada.
Entre adolescentes se da un cierto síndrome de abstinencia si no hay conexión a la red o vemos adultos sometidos a la consulta compulsiva del correo electrónico, mensajes o chats.
A veces, será conveniente un ayuno informativo, tomar distancia del mundo digital y volver a centrar la atención en lo simple, en la respiración, mejor aún si es en contacto directo con la naturaleza.
Un tiempo para uno mismo: pura medicina para muchos de nosotros en este siglo XXI. Es lo que planteamos desde hace 24 ediciones en uno de los balnearios  más antiguos de Europa.
(*) Un artículo de José Javier Pedrosa, especialista en salud psicosocial y director de L’Astragal. 

¿15 DÍAS EN AGOSTO?

UN POCO DE CIELO EN UNO MISMO

Operación salida, grandes atascos, accidentes, aglomeraciones, playas y puntos de interés turístico abarrotados, vuelta a casa con grandes caravanas en la entrada de las ciudades,… ¡VAYA VACACIONES!

Viajar por gusto nos hace ilusión, activa la magia del cambio de humor, costumbres, comida y hasta de lengua. Quizá también de moneda, y seguro que representa un cambio de valores. Empezamos a viajar con la imaginación, planificando y disfrutando por adelantado de paisajes, de nuestros rincones favoritos, y de sensaciones que nos regeneran. El viaje es mágico más que por la distancia física que se recorre, por el descubrimiento interior que nos asombra. Y así, por ejemplo, un instante cualquiera nos hace saborear el ritmo de una escena cotidiana de algún lugar como algo extraordinario.
El mayor exponente de viaje que nos trasforma es la peregrinación: hay personas que proyectan en su destino un camino de esfuerzo intenso y de reflexión profunda sobre su vida. En esa forma de viajar hay un sentido mágico que lo impregna todo, terminando por integrarse con el viajero. La ayuda que tradicionalmente se presta a los peregrinos muestra el respeto por esa inquietud humana de cambio, solidaridad que minimiza incomodidades y hace llevaderas ciertas penurias del camino.
Sin llegar a tanto, podemos plantearnos un cambio a la medida de nuestras posibilidades, yendo a la comarca de al lado, al pueblo más lejano de nuestra comunidad o a las Antípodas. El objetivo es volver con la maleta llena de experiencias y anécdotas que nos permitan ser turistas por un momento en nuestra propia tierra, incluso darnos una vuelta por nuestra casa como quien redescubre un territorio.
15 días de vacaciones en agosto, ¿pero cómo?
En el polo opuesto al peregrino de verdad está la versión tan extendida entre nosotros de salir de vacaciones los mismos días, a los mismos destinos que todos los demás, y queriendo vivir donde estemos como nosotros sabemos, casi imponiendo hábitos y costumbres. Los atascos y aglomeraciones están asegurados a la ida y a la vuelta, y regresamos casi más estresados que nos fuimos. Ya en el extremo tenemos al turista que hace la fotografía para decir que estuvo allí, en ocasiones hasta sin apearse del bus turístico.
Los antiguos romanos denominaban genius loci al espíritu del lugar, que descubrimos en nuestras sensaciones si nos damos el tiempo necesario para sentir el suelo bajo los pies y respirar, saborear su fruta o escuchar a los lugareños. No es preciso informarse de toda la historia y detalles geográficos, simplemente basta con abrirse a la experiencia para impregnarse del momento presente, como cada uno guste.
Ir despacio nos garantiza una experiencia de calidad, impregnándonos del sabor de ese momento a nuestro ritmo. Las vacaciones son sinónimo de pausa, un tiempo de calidad sin las obligaciones rutinarias, ¿no?.
Un lugar de descanso del ritmo habitual no está necesariamente en el hecho de marcharse a un lejano país, donde como es normal, querremos visitar casi todo lo visitable, volviendo exhaustos y, si hay cambio horario, faltos de sueño.
Tampoco se trata de viajar con todo lujo, sino de encontrar el lujo en el ir a nuestro ritmo, despacio. Porque el lujo como objetivo puede tener un efecto de anestesia, ya que garantiza que todo estará impecablemente presentado y con frecuencia nos impide descubrir lo más simple. Comprar viajes con la fórmula de paquetes organizados con todo detalle al más alto nivel puede parecer una garantía de seguridad sin imprevistos, pero también adormece la percepción del lugar y sus gentes.
Siempre será mejor un viaje con experiencias humanas que compartir que un viaje con el típico souvenir, objetos que acaban siendo un trasto al cabo de un tiempo. Viajar de verdad nos hace más sencillos, más capaces de agradecer lo ajeno y de saborear lo propio. Todavía mejor si hay aventuras o propuestas inesperadas.
UNOS DIAS PARA VIVIR EN PRESENTE
Autor: José Javier Pedrosa es experto en salud psicosocial, dirige L’Astragal.
Ilustración: DANI, periodista y dibujante.

El artículo me da la oportunidad de traer aquí este vídeo de 15 Días en Agosto, un corto de Edu González. Tiene ya algunos años, pero creo que en la situación actual nos viene muy bien.

Escucharlo en el PODCAST del canal lastragal 2.0

Te lo ofrecemos este verano en uno de los balnearios más antiguos de Europa