UN RESPIRO

                    ¿UN RESPIRO ?

Desde la antigüedad, casi todas las culturas conocieron el arte de la respiración para lograr profundos efectos en la mente y en el cuerpo.
Bien sea para aliviar dolores crónicos, como estrategia frente a la ansiedad, el estrés o para remontar una depresión.
Hay quienes la recomiendan como camino a la iluminación espiritual. Bien, bien…., ahora sin pretensiones tan ambiciosas, veamos nuestro día a día.
Si respiramos unas 22.000 veces cada día como media, ¿cuántas son respiraciones conscientes?. Muy pocas, generalmente cuando hay alguna exigencia fisiológica: prisas, ansiedad, emociones,…
Si, si, las emociones modifican nuestra respiración, y a la inversa.

Vamos a empezar poniendo directamente manos a la obra:
Si te es posible hazte con un globo normal y corriente, de los de las fiestas infantiles, y sin pensarlo mucho, suelta el aire que llevas en los pulmones de una sola exhalación. Sin añadirle otra bocanada de aire, cierra el globo y, si te parece bien, haz una foto para registrar su volumen.
Guarda otro globo para otro momento. Lo necesitaremos para completar esta espirometría de andar por casa.


Mientras lees estas líneas siéntate cómodamente. Descansa las manos sobre tu abdomen y espira profundamente, hasta el final. Tómate un respiro a tu ritmo, y …
¿qué pasa con el volumen de tu abdomen?.
Otra vez espira profundamente y date cuenta qué pasa cuando inhalas y qué pasa cuando exhalas.

¿Has sentido que …?:

a) Has movido los hombros arriba y abajo

b) Al inhalar el abdomen se contrae hacia adentro

c) Al exhalar el abdomen se suelta y regresa a su estado normal

d) Te sientes mareado

e) No ha habido cambio alguno en el abdomen

En cualquiera de estos casos, estamos respirando incorrectamente, pero tranquil@, como la mayoría de las personas que no sabemos respirar profundamente para oxigenarnos. Nos preocupamos mucho de comer de forma sana y equilibrada. También de beber suficiente agua cada día pero, ¿qué importancia le damos a cómo respiramos?. Podríamos pasar muchas horas sin comer ni beber, sin embargo ¿cuánto puedes aguantar sin respirar?
En fin, ¿qué hacemos para una adecuada oxigenación celular?

Solo hay que encontrar un momento para tomarse un respiro. El mismo que muchos saben encontrar para fumarse un cigarro. Y puede ser frente a un semáforo, esperando al ascensor, en la cola del mercado, conversando con alguien, etc. Con simples ejercicios de respiración descargamos la ansiedad, el estrés, ampliamos los límites de la mente y damos rienda suelta a la creatividad. Lo único preciso es tenerlo claro y ponerse manos a la obra. Eso es todo. Con cada pequeño momento para un@ mism@ podremos actualizar la tranquilidad de vivir en paz.
¿Qué si produce efectos secundarios? Respirar bien nos proporciona sonreír más y preocuparse menos. NUTRIR la vida.
SALUD Y CALIDAD DE VIDA, …casi nada.

Además la respiración siempre está con uno mismo.
Si enfocamos nuestra respiración con curiosidad sembramos un ritmo de vida más pleno y con significados más firmes y estables.
Incluso inconscientemente, cuando estamos durmiendo, nuestra respiración es garantía de un descanso reparador, de una adecuada restauración a nivel celular. Y tú, ¿cómo duermes? Porque sin el descanso adecuado nos levantamos cansados, y probablemente de mal humor.

 
Ilustración de Mª. José Aoiz
EVITAR DORMIR BOCA ABAJO porque FORZAMOS LA ESPALDA, TORCEMOS EL CUELLO, RESPIRAMOS PEOR con los pulmones presionados y HACEMOS TRABAJAR MÁS AL CORAZÓN
Respirar profunda y rítmicamente proporciona beneficios
Tomarse un respiro así es una competencia básica que desarrollar siempre y que está presente aquí, en el tiempo que estamos dedicando a leer estas líneas.

Hay 3 tipos básicos de respiración
Baja o abdominal, media o intercostal o torácica y alta o clavicular. La respiración completa integra las tres en una y se produce con el total llenado de los pulmones.
Hay que comenzar por una inspiración lenta recorriendo las tres fases: primero, vaciar bien los pulmones con una profunda espiración. Luego, llenar los pulmones con el descenso del diafragma (abdominal) para dilatar las costillas y que entre todo el aire que pueda (costal). Por último, levantar un poco las clavículas, no los hombros. (clavicular).
Lo mejor es experimentarlas, y tomar conciencia de cual predomina en nuestro funcionamiento cotidiano.
La atención al practicar debe estar en el aquí – ahora. Tanto la espiración como la inspiración serán silenciosas, lentas, continuas y cómodas.
Prueba varias veces a lo largo de una semana, sin prisa y sin esperar nada especial. Al cabo de un tiempo y en función de tu práctica, vuelve a hinchar un globo como al principio para valorar si hay alguna diferencia. Normalmente así vamos a ampliar nuestra capacidad respiratoria: el globo ganará volumen con el aire que soltamos en una sola bocanada.
Por supuesto la ropa que llevamos determina nuestra forma de respirar: solo tenemos que pensar en corpiños, zapatos incómodos o ropa muy ajustada que comprime nuestra silueta. Es uno de los muchos factores psicosociales que nos van moldeando como individuos. En ese proceso de adaptación confluyen todas las variables de relación con el entorno.

Ilustración del autor
Cada colección requiere presentarse con un movimiento concreto que ilustra y realza su diseño: una forma de estar el mundo, una postura ante la sociedad. Por ejemplo, pueden oscilar desde la mujer objeto a la mujer más atrevida y lanzada, con sus correspondientes ritmos y maneras de caminar, de pararse o de mirar.
En definitiva, su presencia y forma de respirar.
Y exactamente igual para las colecciones masculinas.
Ahora mismo, ¿te comprime lo que llevas puesto?
En cualquier caso no te preocupes: ya está comercializándose la ropa inteligente, que revolucionará el mundo de la moda, poniendo todo manga por hombro.

De momento recuerda:

PEQUEÑA PAUSA = GRAN BENEFICIO
                                                              

        Seguiremos informando

                                                                                                            José Javier Pedrosa

Deja un comentario