EL LUJO DE IR DESPACIO XXX edición Un tiempo para ti mism@ en el Pirineo Aragonés

En el balneario de Panticosa organizamos EL LUJO DE IR DESPACIO desde hace 29 años

VACACIONES con mayúsculas

A) 11 – 15 de julio
B) 25 – 29 de julio
C) 1-5 de agosto

D) 22 -26 de agosto

                     Senderismo, tratamiento termal, recursos antiestrés, risoterapia, Chi Kung, Baños de bosque y Mindfulness en plena naturaleza

Nuestro circuito termal es extraordinario para disfrutar del mejor relax tras la actividad física en alta montaña.

Precio 455 € en hab. doble

Suplemento habitación doble de uso individual, 35 € / noche

Inscripción con un mínimo de 7 días de antelación

Un tiempo para ti

BAÑO DE BOSQUE
Disfrutamos del senderismo sin dificultades, accesible a todos los niveles

SIN PREPARACION FISICA ESPECIAL
Todo un lujo a 25 minutos andando desde del alojamiento

Con la tirolina doble más larga de Europa para los más atrevidos


Mírala en ‘Viajeros Cuatro: Pirineo Aragonés’, programa completo HD.

Más información

Gastronomía

El valle de Tena posee un magnífico escaparate gastronómico proporcionado por la enorme cantidad de establecimientos hosteleros que se reparten por toda su delimitación geográfica. Sin demasiada sofisticación, pero con buenos resultados, los restaurantes suman un valor añadido a su cocina: la ambientación y decoración típica de montaña.

Sugerencias

Uno de los ofrecimientos que predomina en todos ellos es el menú del día ya que muchos son los que encuentran en esta propuesta su punto fuerte. Como norma general es preferible solicitar este tipo de menús que, a precios muy justificados, descubren una línea de cocina muy similar en todos los restaurantes, pero muy bien resuelta.

En cualquiera de estos lugares no deje de pedir patatas encebolladas, carnes a la brasa, olla tensina (guiso destinado a los fríos meses de invierno) o unas sensacionales sopetas.

Desplazamientos

Viaje por cuenta propia en función de los diferentes lugares de origen

Nos coordinamos para compartir viaje con quien lo requiera

Desplazamientos en transporte privado para visitar enclaves naturales y culturales

Continuar leyendo “EL LUJO DE IR DESPACIO XXX edición Un tiempo para ti mism@ en el Pirineo Aragonés”

Síndrome afectivo estacional, ¿… depresión otoñal?

Las modificaciones de los ritmos vitales pueden dar lugar a un síndrome afectivo, una depresión otoñal específica que se centra principalmente en mujeres de entre 25 y 45 años. Aunque también afecta los hombres y personas de todas las edades. Es frecuente entre adolescentes, y en alguna forma afecta a un 20 % de la población.

Se acerca el cambio al horario de invierno y con él nuestro organismo nota algo que no resulta natural.
Nos adaptamos al cambio como podemos, pero hay pequeñas consecuencias que se instalan sobre el reajuste estacional que ya estamos realizando esta temporada.
Sentimos bajones de energía conforme se reducen las horas de luz y la llegada del tiempo más fresco, justo lo opuesto que en la primavera, naturalmente.
Hay días que se pueden hacer más duros, con dificultades para desarrollar nuestra actividad normal, ya sea laboral o personal. Nuestro menor rendimiento puede hacer que nos infravaloremos, que perdamos autoestima.
Y la crisis actual no ayuda mucho a salir adelante con alegría, ¿verdad?.
En otoño el ser humano se protege,
–      en el exterior, de un clima menos clemente, y
–      en el interior, de las formaciones psíquicas parásitas (melancolía, ansiedad)
que parecen imponerse y dominar en este periodo.

¿cómo nos afecta?

Observamos los síntomas más frecuentes en nuestro estado de ánimo decaído, falta de motivación, cierta sensación de tristeza, pérdida de iniciativa, mayor irritabilidad, disminución de la líbido, alteraciones del apetito y/o del sueño. Incluso buscamos más los alimentos dulces, como el chocolate.
En un proceso normal no hay por qué preocuparse, ya que estos irán disminuyendo conforme nos adaptemos a la temporada. Con alguna medida preventiva es fácil.

Y ¿cómo llevarlo mejor?

Para combatir y superar estos riesgos no es preciso llegar a la medicación, sino que hay medidas simples como la exposición a la luz brillante a partir de 1800 o 2000 lux (unidad de medida de la intensidad lumínica)  unas dos horas diarias durante unos quince días. Si es al sol y paseando, mejor que mejor.

En cualquier caso hay que evitar la oscuridad y el aislamiento.
 

 Mi experiencia durante 8 años en una ciudad como Paris me recuerda que la rentrée es particularmente difícil cuando vienes del sur, de un verano luminoso y alegre, con la lógica despreocupación de las vacaciones estivales.

De pronto el principio del mes de septiembre, bien agradable en la mayor parte de nuestro país, te presenta en el norte de Francia una luz y temperatura que corta casi bruscamente el impulso veraniego.
No es de extrañar que los habitantes del norte de Europa valoren tanto nuestro sol, y que sufran las consecuencias psicológicas de una mínima exposición a la luz solar en algunas latitudes del norte. Incluso se registra un mayor índice de suicidios.
 
Hay que elegir, igual que las aves migratorias dejan un lugar por otro.

Alimentación

Otro punto clave para pasar el bache anímico que supone la llegada del otoño es la alimentación: completa, sana y equilibrada.
 
     –      Buenos desayunos para empezar bien la jornada, que compartidos todavía sientan mejor.
–      Provisión de hierro, abundante en las legumbres, los cereales, la carne y las verduras; un mineral básico para fortalecer el organismo.
–      Vitamina C
–      Frutos secos, los que aporta la temporada.
 
Atención para evitar el consumo desproporcionado de calorías frente a la baja temperatura corporal. En algunos casos la ansiedad provocada por la sensación de tristeza y la desmotivación inducirían a un consumo casi compulsivo y pueden derivar en trastornos alimenticios más serios.

una constelación hormonal

La serotonina, un importante neurotransmisor en el sistema nervioso, asegura su buen funcionamiento y su carencia provocará trastornos de la conducta: para compensarlo contamos con el triptófano. Vaya palabrita, ¿eh?.
Es el aminoácido menos frecuente en la nutrición habitual, y se encuentra en el pavo, pollo, leche, queso, pescado, huevos, tofu, soja, pipas de calabaza, nueces y cacahuetes.
Alimentos que habrá que consumir con moderación, por supuesto.
Como en el caso de la extendida cura de uva: alimentarse solo con uva durante días puede dejarnos fríos, y será preciso compensarlo con bebidas calientes como el te u otras infusiones de nuestro gusto.

Emocional+mente

 Un buen flujo de serotonina en nuestros circuitos aporta relajación, sensación de bienestar, mejor autoestima y facilidad de concentración.
Equilibra la colaboración con otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, cuya falta está asociada al miedo, la angustia, ansiedad, irritabilidad, trastornos alimenticios (especialmente la obesidad y la compulsión para comer dulces) y las alteraciones del sueño.
 

Ecología personal

La medicina tradicional china nos aconseja
–      favorecer la quietud y la eficacia del recogimiento energético natural, y
–      ejercer en esa misma dinámica una capacidad selectiva.
 
 Es lo que nos muestra la maestra naturaleza despojándose de las hojas que algunos árboles no pueden mantener durante el invierno. Una lección que nosotros podemos aplicar de forma práctica respirando lo puro y dejando de lado lo que nos resulta tóxico.
 
Es la función de los pulmones como órgano y del intestino grueso, su víscera asociada. Ambos separan en el organismo lo que se conserva y lo que se rechaza.

En resumen, este síndrome afectivo estacional puede pasar de largo de forma agradable si: -recentramos tranquilamente nuestras energías, -tomamos el sol, -nos decidimos a hacer más ejercicio, dejamos caer algunos hábitos que sobran, y
-disfrutamos con los alimentos de la temporada en buena compañía.

 
José Javier Pedrosa